• Yo invoco a la cabeza más sagrada que exista. Debajo de la nieve mi corazón azul canta purificado por el silencio.